Una vez tenemos claras nuestras necesidades, el alcance del cambio que vamos a instaurar y los objetivos que perseguimos para implantar un ERP en nuestra empresa, entramos en la fase de selección de fabricante de nuestra solución. ¿Por dónde empezamos? Presentamos los principales criterios que pueden ayudarnos en este paso.  

En el mercado conviven fabricantes de todo tipo y condición, con diferentes modelos de negocio y comercialización. ¿Cómo elegir sin equivocarnos? Entre los parámetros que podemos utilizar para hacer una buena elección destacan cinco: 


El perfil del fabricante

Al implantar un ERP estamos adquiriendo un vínculo con el fabricante, por lo que su reputación será un factor clave en la decisión. Uno de los indicadores al estudiar el perfil del fabricante es su nivel de inversión en I+D: ¿trabaja en la evolución del ERP en tecnología y funcionalidades? ¿Es rápido incorporando cambios normativos y legales?

Debemos optar por escoger un fabricante que nos garantice –en la teoría y en la práctica- que la herramienta tiene una visión sólida, que podrá crecer con nosotros, y también con las tendencias de mercado.

 

Escalabilidad del ERP

Aumentar las funcionalidades de la aplicación a medida que se nos generen mayores necesidades es clave para no encontrarnos a medio plazo que nuestra herramienta más core no cubre con nuevos requerimientos. En este sentido, podemos analizar tanto las gamas de ERP que nos presenta el fabricante como si un posible cambio de gama respetará la inversión ya realizada o supone una nueva compra de producto.


Costes globales del ERP

Informémonos de antemano sobre todos los costes de la solución. Para empezar, tenemos el precio básico del producto, y los costes por licencia o por pago de uso en función de la modalidad que elijamos. Pero también debemos consultar posibles costes de consultoría, necesidades de programación a medida, costes de formación, etc. Tener esta foto completa nos servirá para guiarnos mejor en el proceso de decisión.

Política de mantenimiento y atención al cliente 

Este punto supone siempre un coste fijo y recurrente. Valoremos el coste anual en comparación al precio del producto, pero también la calidad del servicio de atención al cliente frente a incidencias que se pueden producir, especialmente en los primeros pasos de puesta en marcha, y si cubre y asegura revisiones y actualizaciones, bien periódicas o por cambios normativos.

 

Solidez empresarial del fabricante

Analicemos qué sabemos sobre su capacidad de cobertura, ya sea directamente o a través de un canal de distribuidores certificados, su trayectoria y experiencia en el sector, y su capacidad económica y en recursos para seguir existiendo en el mercado a largo plazo.

Algunos de los puntos que pueden darnos pistas adicionales para medir la reputación de un fabricante de ERP:

  • Número de instalaciones 
  • Comunidad de profesionales
  • Número de versiones o revisiones
  • Años de permanencia en el mercado

ebook_elegir_erp_wolters_kluwer

¿Necesitas más ayuda en tu proceso de selección de ERP? Descarga nuestro ebook gratuito con los pasos esenciales a tener en cuenta:

• Autodiagnóstico y definición de objetivos
• Análisis y elección del fabricante
• Puesta en marcha: metodología y monitorización
• Adaptación al cambio, análisis de resultados y plan a futuro

Descárgalo gratis desde aquí.

Te puede interesar
Compartir en redes sociales Facebook Twitter Linkedin
Comentarios