¿Qué es la contabilidad B? 

Hacienda estima que 200.000 millones de euros se ocultan al fisco a través del ‘software de doble uso’. El concepto de Contabilidad B está ligado a aquellas operaciones realizadas fuera de las cuentas oficiales de una institución o empresa para limitar la información al estado y auditoras de entradas o salidas de dinero de dudosa procedencia y/o de, este modo, tener que evitar pagar los impuestos correspondientes. Se trata, por tanto, de un fraude, que puede ser considerado delito contable.


El Anteproyecto de Ley de Medidas de lucha contra el fraude fisca establece sanciones “fijas” por ejercicio para los autónomos, comercios y empresas que dispongan de ‘software de doble uso’, es decir, aquel que permite derivar a una caja B las ventas e ingresos. Por otro lado, y sumado a esta medida contra el fraude, hay que añadir que las empresas que fabrican o comercializan este tipo de programas que inciden directamente en la doble contabilidad y por lo tanto se enmarcan en un delito contable también se enfrentan a multas de considerable cuantía.

En esta línea, es interesante recordar que, tal y como especifica Agencia Tributaria en su Manual de actividades económicas, la Ley establece para los empresarios, cualquiera que sea su forma, individual o societaria, “la obligación de llevar la contabilidad conforme a lo previsto en el Código de Comercio o con lo establecido en las normas por las que se rigen”. Dicho Código de Comercio obliga a llevar dos libros contables:

  • El libro diario

Refleja el importe de todas las operaciones realizadas en desarrollo de la actividad. Su detalle se registra en libros o registros concordantes, si bien puede realizarse anotación conjunta de los totales de las operaciones por períodos no superiores al mes.

  • El libro de inventarios y cuentas anuales

    En el mismo se especifican los siguientes estados:

bank-notes-cash-cash-money-164527

 
  • Balance inicial detallado de la empresa (primer estado contable).
  • Los balances de comprobación (segundo estado contable). En él han de asentarse anualmente el inventario de cierre del ejercicio (tercer estado contable) y las cuentas anuales (último estado contable).

 

 

Por último, señala Agencia Tributaria, al cierre de cada ejercicio se reflejan las cuentas anuales: balance, cuenta de pérdidas y ganancias, estados de cambio en el patrimonio neto, estados de flujo de efectivo y la memoria. Además, se especifica la obligación de legalizar ciertos “libros societarios”, libro de actas, libro de acciones nominativas en las sociedades anónimas y comanditarias por acciones, libro registro de socios en las sociedades de responsabilidad limitada. 

Legalización de los libros contables: Tal y como precisa Agencia Tributaria, la legalización se podrá realizar en papel, presentación digital (CD o DVD) o por Internet con certificado electrónico. 

Se efectúa en Registro Mercantil del domicilio social de la entidad en los 4 meses siguientes a la fecha de cierre del ejercicio (30 de abril para ejercicios que coinciden con el año natural). 

Conservación de los libros: la Ley General Tributaria (LGT) estipula el deber de conservar los libros relativos al negocio durante 6 años, salvo que una norma exija otro plazo. En caso de cese del empresario, se mantiene este plazo y si se tratase de disolución de la sociedad, el deber de conservación recae sobre los liquidadores.

 

La lucha contra el Fraude Fiscal: Ticket BAI abre un nuevo camino

Una de las últimas iniciativas en torno al cumplimiento de las obligaciones por parte de los contribuyentes y la lucha contra el fraude fiscal, nos remite a un proyecto conjunto de las Haciendas Forales y del Gobierno Vasco: Ticket BAI. El control fiscal se ve, de este modo, más acrecentado, puesto que Ticket BAI especifica una serie de obligaciones técnicas que afectan a los softwares de facturación de las empresas.  

- Ordenadores, TPVs, cajas registradoras… toda aplcode-156629_640icación de emisión de facturas deberá adaptarse al sistema Ticket BAI en el futuro. Cada factura incluirá un código identificativo (TBAI) y un código QR que recopila toda la información. Se trata de requisitos técnicos que obligan al uso de un software de gestión que responda a los requerimientos de la nueva normativa.

- Además, cualquier plataforma que emita facturas deberá contar con un Certificado de dispositivo. De este modo, se dota una identidad única a cada dispositivo y se identifica desde dónde se emite la factura.

Ticket Bai se aplicará en el País Vasco pero es previsible que el espíritu de esta normativa se aplique a modelos estatales en el futuro, ya que estas medidas suponen, para las Administraciones implicadas, un avance significativo en el cumplimiento fiscal y la protección del consumidor. En definitiva, las citadas obligaciones ahondarán especialmente en los cobros y pagos que se realicen en efectivo, estableciendo de manera muy específica medidas contra el fraude y la contabilidad B en las empresas.

 

Compartir en redes sociales Facebook Twitter Linkedin
Comentarios