Cada vez más oímos hablar de soluciones en la nube, y de empresas que "trabajan con el cloud". Pero ¿es una tendencia real o una moda pasajera? ¿Merece la pena invertir en ella? Analizamos las ventajas de esta solución tecnológica que permite innovar y crecer centrándose en el core business de la empresa.

Acceder de forma remota a software, archivos o procesamiento de datos a través de internet, sin tener que estar ante nuestro ordenador habitual o junto a nuestro servidor local: ésta es una de las grandes ventajas que hace que muchas empresas se acerquen a la nube, o al cloud computing, y es una manera de trabajar en auge según las estadísticas.
En 2016, y según el Instituto Nacional de estadística, 1 de cada 5 empresas españolas ya usaba servicios en la nube. Y el aumento es progresivo. Según el informe “Cloud Computing en España 2018”, elaborado por Quint Wellington Redwood entre los CIOs de grandes empresas, en torno al 80% de las compañías consultadas están planteando aumentar su inversión dedicada a esta tecnología.

 


✉️ Suscríbete a a3news y recibe cada mes contenidos como éste


 

Los servicios de cloud computing crecen porque hacen a las empresas más competitivas, en la medida en que estas se centran en su core business y pueden ser más innovadoras. Eso se debe a las facilidades para la instalación, el acceso y el manejo y también a que permiten unas posibilidades comunicativas acordes a las de la sociedad de la información. No es raro que una empresa tenga sedes en diferentes continentes o que dentro de una misma ciudad varios compañeros trabajen bajo techos distintos. Así se consiguen fórmulas de trabajo más ágiles y colaborativas.

 

¿Qué ventajas tiene el cloud computing?

Cuando una empresa empieza a trabajar con cloud computing trata de mejorar su productividad y competitividad. A continuación descubrimos los caminos para conseguirlo:

  1. Reducción de costes: Al disponer de la nube, la empresa no necesita invertir en infraestructura tecnológica y tampoco en licencias de software. Además consigue zafarse de otro de los clásicos frenos para la productividad: el mantenimiento de equipos.
  2. Accesibilidad: Las soluciones cloud, como decíamos, no exigen estar pegados siempre al mismo ordenador o servidor. También podemos acceder desde casa o desde la oficina de un cliente. Esa movilidad mejora nuestra productividad y permite una mejor conciliación de la vida laboral y familiar a los equipos.
  3. Siempre actualizados: Mantenerse al día en un mundo tan cambiante como el de las prestaciones tecnológicas es complejo y costoso. Sin embargo, de esta manera siempre estaremos a la última sin necesidad de sobrecostes.
  4. Seguridad: Como ocurre con la actualización o el mantenimiento, trabajar con un proveedor especializado siempre nos va a proporcionar mayor seguridad y control de nuestros datos que cualquiera de las soluciones tradicionales.
  5. Proyectos personalizados: Este tipo de propuesta nos permite acceder a soluciones muy personalizadas tanto en la apariencia como en la dimensión. Son propuestas escalables si nuestro negocio crece y necesita otras prestaciones.
  6. Pago por uso: Con este tipo de propuestas vamos a pagar por aquello que usemos. Si nuestras funciones cambian o adoptamos otras formas de trabajar eso no repercutirá en nuestra inversión. Antes, con propuestas más estáticas como la compra de licencias de software, no había vuelta atrás en la inversión.
     

✉️ Suscríbete a a3news y recibe cada mes contenidos como éste


 

La nube, para dummies

Si te interesa todo lo que tiene que ver con el cloud computing es interesante familiarizarte con acrónimos como SaaS o Iaas. Tienen que ver con las diferentes variables de cloud en función de lo que nos aporte el proveedor. Debemos distinguir entre tres tipos de servicio:

  • Software as a Service (Software como Servicio), SaaS - Muchos de nosotros usamos CRMs online, correos virtuales, Dropbox, Evernote, Google Docs... Son apps en las que no necesitamos ningún software y donde el proveedor se encarga de la infraestructura, las actualizaciones,mantenimiento…
  • Platform as a Service (Plataforma como Servicio), PaaS - En este caso el cloud computing proporciona una plataforma y las herramientas que permiten a los desarrolladores crear el software, dar forma a las aplicaciones a través del navegador web. La infraestructura sigue corriendo a cargo del proveedor.
  • Infraestructure as a Service (Infraestructura como Servicio), IaaS - En este caso el usuario puede tener un mayor control de la situación. El IaaS nos permite acceso según demanda a la infraestructura. Así pagaremos por el consumo de recursos: el espacio de disco que utilicemos, el tiempo de CPU, el espacio en base de datos, etc. Pero tendremos que permanecer atentos a la instalación, configuración y mantenimiento del software.

En resumen, las ventajas del cloud son variadas y van desde la accesibilidad a la seguridad, pasando por un impacto positivo en los costes. Una alternativa de futuro para las plataformas de trabajo y servicio que se están imponiendo en la mayoría de empresas. De ahí que cada vez existan más programas o softwares que permiten la gestión de datos en la nube. Buenos ejemplos son a3factura, a3doc cloud, a3EQUIPO y a3nómina cloud.

 

 

Compartir en redes sociales Facebook Twitter Linkedin
Comentarios