Cada vez más departamentos de Recursos Humanos se plantean permitir el trabajo a distancia entre sus empleados. Los ahorros de tiempo y costes alientan una práctica que a veces genera deficiencias comunicativas y que aún no está muy regulada.

Aunque no existe un concepto jurídico para definirlo, socialmente está asumido que es una forma de trabajo que se realiza lejos de la oficina central o de las instalaciones de producción, en la que el profesional no tiene contacto directo con colegas de trabajo y donde las nuevas tecnologías hacen posible esta separación y facilitan la comunicación. Así es como lo define la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La cultura del presentismo hace años que empezó a decirnos adiós. Las posibilidades que la tecnología ya facilita en la gestión de recursos humanos y las nuevas formas de ordenar los flujos de trabajo nos permiten ofrecer esta opción. Y eso ¿qué nos aporta? ¿Qué nos quita? 

 

Ventajas del teletrabajo 

  • Mejor gestión del tiempo: Estar en el mismo espacio genera muchas oportunidades comunicativas y, en ocasiones, estas distraen más que aportan. Por eso, la planificación de tareas y reuniones que exige estar a distancia mejora la productividad de los profesionales que se sujetan a ella. Es necesaria una mayor planificación pero esa gestión de equipo permitirá más productividad.
     

    ✉️ Suscríbete a a3news y recibe cada mes contenidos como éste


     


  • Favorece una mejor conciliación de la vida profesional con la familiar: Esta fórmula permite una mejor adecuación horaria a las necesidades personales, por lo que el trabajador puede conjugar sus tareas profesionales y personales sin necesidad de descuidar ninguna de ellas.

  • Mayor compromiso: Son varios los estudios que aseguran que aquellos que trabajan puntualmente desde casa presentan índices de engagement con su trabajo mayores que los que solo acuden a la oficina.

  • Ahorro en desplazamientos: Ir y volver del trabajo supone un gasto económico, de tiempo y de energía a cualquier trabajador. En grandes ciudades ese gasto se incrementa notablemente. En Madrid se tarda una hora de media, en Barcelona 50 minutos, según datos de la aplicación de transporte Moovit.

 

Inconvenientes

  • Menor comunicación cara a cara: Si extendemos la fórmula en días y empleados la comunicación cambiará ostensiblemente. Se perderá el clima laboral y es muy probable que los profesionales tengan una percepción menos global del trabajo desarrollado por la compañía.

  • Dificultad de control: Aunque los estudios hablan de un aumento del vínculo con el empleado, la gestión de equipos a distancia es más complicada. Además, aún no existe un marco regulatorio.

  • Inversión tecnológica inicial: Muchas empresas no dan el salto al teletrabajo por no acometer la inversión necesaria en nuevas tecnologías para que esa persona pueda acceder desde cualquier punto a los diferentes archivos o pueda asistir a reuniones sin problemas de comunicación.

  • Escasa regulación: A pesar de que existe un Acuerdo Marco Europeo sobre Teletrabajo y que es un tema que se aborda en el Estatuto de los trabajadores, la práctica es tan nueva que aún no hay una configuración jurídica ni se han establecido cuáles son los riesgos laborales que conlleva. Ni tan siquiera hay demasiados convenios colectivos que aborden el tema. 

 

Los números del teletrabajo en España

España está muy lejos de conseguir cifras de teletrabajo similares a los de los países del resto de la Unión Europea. Aquí trabaja a distancia un 7% de los empleados, mientras que en Europa ese porcentaje sube hasta un 17% de media. Así lo señala un estudio realizado en 2017 por la OIT y Eurofound. Los países con mejores cifras son Finlandia, Japón, los Países Bajos y Suecia.

En cuanto al género en España la diferencia no es muy grande, aunque, como sucede en otros países, la mujer tiende a trabajar a distancia desde casa mientras que el hombre lo hace cuando está de viaje o fuera de la oficina.

A pesar de estas cifras según el estudio ‘The Right Technologies Unlock the Potential of the Digital Workplace’ más de la mitad de los españoles, el 51%, quiere tener más teletrabajo. En esta misma investigación, los trabajadores definen que gracias al teletrabajo el entorno laboral es más eficiente (para un 56%), colaborativo (para un 52%), y más atractivo (para un 47%).

 


✉️ Suscríbete a a3news y recibe cada mes contenidos como éste


 

Primeros pasos para aplicar el teletrabajo en la empresa

Permitir el trabajo en casa puede resultar una buena práctica por las ventajas que hemos enumerado anteriormente. Como buenas prácticas para empezar, podemos promover entre los colaboradores que elijan esta opción estos aspectos: 

  • Acondicionar el entorno: trabajar en un espacio acondicionado para ello, donde sea fácil concentrarse, que esté bien iluminado y a ser posible con luz natural.

  • Hacer pequeñas pausas para estirar los músculos y cuidar la postura: la comodidad del hogar no puede provocar que nos olvidemos de esto. Hay que estar atentos a la postura, vigilar cómo nos sentamos y darnos pequeñas pausas para estirar brazos, cervicales o espalda.

  • Marcar unos horarios: la flexibilidad horaria nos permite conciliar mejor con según qué tareas. Sin embargo, para que la productividad sea óptima es conveniente saber separar planos, evitando interrumpir el trabajo más de la cuenta ni pasarse horas respondiendo emails por las noches.
Compartir en redes sociales Facebook Twitter Linkedin
Comentarios