El Ministerio de Trabajo ha establecido un periodo de adaptación de dos meses a las empresas que no hayan implantado su sistema de registro horario. ¿La condición para evitar sanciones? Deberá acreditarse que se ha iniciado el proceso para establecer dicho registro. 

El pasado 12 de marzo se publicó en el BOE el Real Decreto ley 8/2019 que presenta las reformas en el Estatuto de los Trabajadores. En concreto, se establecía el registro obligatorio de la jornada de trabajo

Tal y como recogía el BOE, los objetivos del establecimiento del control de horario pasan por tres ejes: asegurar que se cumplen los límites de la jornada laboral, disponer de una normativa para la seguridad de empresas y trabajadores y, por último, contar con herramientas de control más precisas de cara a Inspección de Trabajo y Seguridad Social

Por otra parte, mediante el artículo 11, se modificaba el artículo 7.5 de la ley sobre infracciones y sanciones en el orden social, tipificando como infracción grave la transgresión de las normas y los límites legales o pactados en esta materia. Esto significa que la empresa que incumpla esta nueva normativa podría enfrentarse a una multa de entre 626 euros y 6.250 euros.

Este decreto supone, de facto, una modificación explícita del Texto Refundido del Estatuto del Trabajador y apunta una gran novedad en cuanto al registro de la jornada laboral de los trabajadores por parte de las empresas. Una de las iniciativas más relevantes que incorpora, y la que ha generado más debate, es que, si bien hasta ahora las empresas sólo tenían la obligación de disponer un registro de la jornada de los trabajadores a tiempo parcial, con el nuevo RDL 8/2019 la obligatoriedad se extiende a todos los trabajadores de todas las empresas, sin importar ni el tipo de contrato ni el tamaño de la empresa.

El nuevo Decreto Ley obliga a todas las empresas a:

  • Registro de jornada diario, garantizar registro horario explícito de inicio y fin de jornada, sin perjuicio de la flexibilidad horaria que establece en propio precepto estatutario.
  • Organizar y documentar el registro de jornada. Bien mediante negociación colectiva, o acuerdo de empresa, o, en su defecto, mediante decisión del empresario previa consulta con los representantes de los trabajadores.
  • Conservar los registros de la información durante cuatro años. Los trabajadores, inspectores yo/representantes pueden acceder a dicha información.

Teletrabajo, conciliación, flexibilidad son elementos que se han introducido de lleno en el ámbito laboral, y requieren de herramientas adecuadas que respondan a los requerimientos de esta nueva normativa, sin alterar los derechos de los trabajadores. Por ello, una solución es apostar por la implementación de software de gestión del tiempo  adaptado al perfil de la empresa y su trabajador. Registro de marcajes, listado de marcajes, absentismos, listado de contadores de exceso de jornada o saldos horarios son algunas de las funcionalidades que, a través de las soluciones de apps permiten al empresario el cumplimiento de la nueva ley de Registro Horario. 

puntos_wk_2Respuestas a las dudas más frecuentes, descargas gratuitas y soluciones para cumplir la ley en

     registrodejornadalaboral.es

Compartir en redes sociales Facebook Twitter Linkedin
Comentarios