Los divorcios y separaciones de derecho, es decir, los que se producen por sentencia o
acuerdo notarial, suponen la tributación de diversos tipos de impuestos

Luis Jos, Inspector Jefe de la AEAT, explica en el siguiente vídeo cómo cada cónyuge, ya sea el receptor o el emisor, ha de tributar aquellas obligaciones económicas que pueden conllevar las
separaciones y divorcios. Este es un elemento de especial consideración en plena campaña de la
Renta 2019.

 

 

Todos hemos vivido la existencia de un divorcio o separación en nuestra esfera familiar, posiblemente de forma traumática. Estos actos suponen una serie de hechos imponibles que pueden estar grabados por diferentes impuestos. 

Para que se dé la tributación, es necesario que la separación o el divorcio sean de derecho, y no de hecho, es decir, tiene que existir sentencia o acuerdo notarial. Recordar que cualquier pago que se haga antes de la convalidación del acuerdo o de la sentencia notarial o judicial, es una mera liberalidad, y no tiene derecho a regímenes económicos, tal y como veremos a continuación:

 

Formas de pago por separación o divorcio

Normalmente, se producen tres circunstancias, que deben tenerse en cuenta de forma tributaria.

La posibilidad de pago de una pensión compensatoria

Se trata de la cantidad que tiene que pagar el cónyuge con más capacidad económica al otro miembro de la pareja, tras la disolución el matrimonio.Copia de Copia de Copia de Copia de Copia de Copia de foto petita WK

Es obligatorio que se dictamine (por el juez o por el notario), y las consecuencias son las siguientes:

  • Para el receptor, se considera renta del trabajo, tal y como establece el IRPF en su artículo 17.2F. Para aquel que tiene que pagarla, se deduce de la misma manera, como si fuera un plan de pensiones de la base liquidable, con un ahorro impositivo.
  • Es necesario, para que pueda aplicarse este requerimiento, que aparte de la sentencia, se hayan pagado efectivamente las cantidades establecidas.

 


  ✉️ Suscríbete a a3news y recibe cada mes contenidos como éste


Las anualidades por alimento

Se trata de las cantidades que el cónyuge, sin la custodia de los hijos, debe satisfacer al que sí la tiene, para los gastos de alimentos, manutención, enfermedad, educación, etc. de los mismos. Esta es una de las opciones que se da con más frecuencia. 

Estas cantidades también deben ser fijadas obligatoriamente por la sentencia de un juez o por convalidación del acuerdo de un notario. 

Para el receptor, estas cantidades están exentas (artículo 7 del IRPF) y para el pagador se produce un régimen específico establecido (artículo 84). En este caso, se separa del resto de las rentas, y se aplica la progresividad desde el primer pago, de manera que permite eludir la parte progresiva del impuesto, produciéndose una importante reducción de los tributos.

La liquidación del régimen económico de gananciales

Esta modalidad ofrece la participación de separación de bienes, que supone el reparto de todos los bienes obtenidos durante el matrimonio. 

  • Si este reparto es equitativo, y se hace a partes iguales, el artículo 32 de la ley del IRPF establece que no tributan como ganancias matrimoniales. 
  • Sin embargo, si se produjeran excesos de adjudicación, es decir, que alguien recibe más del 50% correspondiente (una parte superior a lo que le corresponde), debe tributar por ganancia patrimonial. 

Por último, mencionar que sólo pueden realizar declaración de la renta conjunta aquellos cónyuges que tienen la custodia de los hijos; el otro tendrá que hacer la declaración de forma individual. 

 

Renta 2019: checklist con las novedades 

Renta2019-cambios-checklist2

Descarga el listado completo en formato checklist para organizarte mejor la Campaña de la Renta 2019. 

 

 

Compartir en redes sociales Facebook Twitter Linkedin
Comentarios