El entorno del asesor está formado por diferentes actores que interactúan y colaboran con él de manera continua y periódica: clientes, Seguridad Social, Agencia Tributaria, entidades financieras, partners, colaboradores, etc. En los últimos años, todos estos puntos de contacto y colaboración se han dinamizado enormemente y el modelo de relación del asesor con todos ellos se ha ido modificando como respuesta a los nuevos retos y las nuevas necesidades del despacho profesional.

Por un lado, los cambios legales, como el Suministro Inmediato de Información (SII) o el Sistema de Liquidación Directa (Siltra) a nivel nacional o la nueva Directiva de pagos PSD2 a nivel europeo, son ejemplos de cómo ha evolucionado, en ocasiones de manera disruptiva, el modelo de colaboración que históricamente regía el ecosistema económico y fiscal y que, en algunos casos, como el SII, trascienden el cambio normativo y conllevan una nueva manera de relacionarse del asesor con sus clientes, y con la Administración, basada en la inmediatez y en la eficiencia.

Por otro lado, la incorporación al mercado laboral de las generaciones de nativos digitales, tanto desde la óptica del despacho como desde la del cliente del asesor, no solo ha generado la demanda de nuevos servicios, sino que también ha llevado a replantearse la manera en la que se ofrecen los servicios tradicionales del sector de la asesoría.

Todos estos factores irán acentuando cada vez más esta mayor necesidad de colaboración y, sobre todo, una colaboración mucho más eficiente.

¿Qué debemos entender por colaboración? Un entorno de trabajo en el que tanto el asesor como sus clientes puedan participar conjuntamente en la consecución de los servicios que les unen. ¿Y de qué herramientas disponemos para hacerlo posible? Principalmente, la especialización, un amplio conocimiento del mercado del asesor y herramientas basadas en la tecnología cloud.

El asesor y el cliente deciden el grado en el que desean colaborar, desde el modelo más simple, de consulta y acceso a la información, hasta una participación del cliente en los procesos de negocio a través de la introducción directa o modificación de los de datos en las propias soluciones. Con esta nueva forma de trabajar asesor y clientes ganan en eficiencia y autonomía en la gestión de sus procesos de negocio y consiguen un mejor vínculo, relación y comunicación.

Colaborar es eficiencia, es productividad, es control y seguimiento, pero también es servicio, fidelización y mayor satisfacción tanto para el despacho como para sus clientes. El futuro es colaboración y es nube, pero sin renuncia alguna a la especialización, eficiencia y productividad que nos definen como compañía. Y lo es porque estamos seguros de que es la manera en que podremos ofrecer soluciones especializadas, inteligentes y colaborativas que permitan hacer crecer el negocio del asesor y el de sus clientes.

puntos_wk_2¿Quieres saber más? Evoluciona tu negocio hacia el Despacho 4.0: te explicamos todas las claves en este ebook gratuito

 

Compartir en redes sociales Facebook Twitter Linkedin
Comentarios